Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16 de diciembre de 2010

¿Se estaría Ndri acordando de los 'cepedita's boys' en este instante? (Fotografía EFE)

Con cinco partidos oficiales perdidos de forma consecutiva, la moral por los suelos, un portero que encaja goles como churros, una defensa que hace más regalos que los Reyes Magos, un centro del campo igual de gentil e incapaz de elaborar juego alguno, unas bandas que han perdido la proliferación de asistencias de antaño, una delantera absolutamente negada y una plaga de lesionados que más parece un parte de guerra, pocos eran los que apostaban un solo céntimo de euro a que el Sevilla pasase a dieciseisavos de final de la Europa League. Si a ello unen el espectacular frío que hacía esta noche en Nervión y que ha provocado que muchos de nuestros abonados más veteranos prefirieran ver el encuentro en la pantalla pequeña, obtenemos un caldo de cultivo solo apto para l@s sevillistas más incondicionales, l@s más forofos, l@s más robustos, l@s que nunca dejan de animar, l@s que siempre apoyan, l@s que hacen oídos sordos a la sarta de sandeces que cuatro abyectos majaderos mal contados quieran contarle desde sus hediondas trincheras.

Nada importó que de nuevo el visitante de turno volviera a adelantarse en el marcador y con un gol marcado en propia meta. Ni que ese rival fuera el líder destacado de la mismísima Bundesliga, un equipo que le lleva actualmente sacados 17 puntos al Bayern de Múnich. Daba igual. El Sevilla se había impuesto pasar de ronda y por sus ‘cojones’ que lo iba a hacer. Viendo los últimos 15 minutos, no haberlo hecho habría sido desastroso moralmente. Los de Manzano se habían vaciado dentro de sus limitadísimas posibilidades.

¿El resultado de tan heroica demostración de aguante?, perder a Kanouté y Perotti por tiempo indefinido. ¡Loco estoy por ver el día en el que una victoria del Sevilla no deje secuelas humanas para los partidos venideros!

“Qué grande eres Caparrós”

Ese es el sms que nuestro colaborador ‘Leboski’ nos hizo llegar a la conclusión del partido, aunque Bilardo también se habría sentido identificado con lo vivido en la noche de hoy. Lo cierto es que los últimos cinco minutos fueron una demostración de ese otro fútbol que también vale para ganar eliminatorias. Si hacemos un pelín de empatía con el sentir de los jugadores alemanes en esos instantes, a buen seguro habrían maldecido a los que hoy vestían de Blanco y Rojo. Pérdidas de tiempo, calambres, varios balones en el campo, faltas que nunca se sacan… insufrible, ¿verdad? y más con lo que te estás jugando. El resultado es que en Dortmund ya no verán fútbol europeo esta temporada y eso es lo que cuenta. En Sevilla sí y más concretamente en Nervión.

El partido lo vio toda España

Dado que no coincidía el encuentro con el del Atlético de Madrid, Tele5 tuvo a bien emitir en partido del equipo al que algunos a veces llaman y no sin razón, Invisible.

El choque ya lo vieron, una primera parte para autoestimarse con la fundamental ayuda de la Grada y una segunda para verlas venir como nos vienen acostumbrando. Esta vez no salió cruz. La mejoría sinceramente aún aguarda, aunque las intenciones son fundamentales y esas, como las demostradas esta noche, son las que hacen ganar tarde o temprano los partidos.

El domingo a las 21:00 horas, ¿de sparring del Madrid?

Todo apunta y es una hipótesis que trata de erradicar Del Nido, a que después de este Kit Kat que ha supuesto el encuentro con los germanos (recuérdese que el partido acabó en empate), el Sevilla podría volver a la senda de los vapuleos en el Santiago Bernabéu, donde Gregorio Manzano a buen seguro seguirá haciendo pruebas con lo que tiene, para cuando lleguen rivales de la Liga que se juega del tercer al vigésimo puesto clasificatorio. Ojalá que Luis y Fede no recaigan más de sus dolencias y se sumen definitivamente a este delicado ‘carro’.

No está el ‘horno para ronaldos’ en la parroquia sevillista, que quizás podría pensar más en el partido de Copa contra el Málaga, que en lo que se pueda arañar de lo que los lamentables medios capitalinos han vendido como el ombligo futbolístico del Universo.

Aunque lo del vapuleo también lo pensaba alguno que otro esta noche y al final te acabas yendo ‘con el rabo entre las piernas’. ¿Se imaginan?… ¡Qué pena que el árbitro no pueda ser extranjero!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: