Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 4 de septiembre de 2010

Image and video hosting by TinyPic

Aún creo que está en mi subconsciente y lo digo porque sigo sin encontrar mi tótem, seguro que debo tener uno. Busco una insignia, como esas que se engarzan en el ojal de las chaquetas, con sus cuatro picos, tres arriba y uno abajo. No la encuentro. Y si no la encuentro, aún es posible que sea un sueño, más bien una pesadilla. Pero, ¿quién provoca esta angustia, quién es el ‘extractor’? y peor aún, si estoy dormido ¿por qué no me puedo despertar? Esta desazón no debe ser real. No quisiera que lo fuera.

No me imagino a Dom Cobb ahí hurgando en la cabeza de los sevillistas, quizás por el hecho de que Roy Miller sí fuese invitado al mejor Palco posible, en aquella noche de Champions en el Barrio donde reside el orgullo de la Ciudad. Debe haber sido ella, la ‘Sombra’, Mal Cobb una vez más. De nuevo en el lugar equivocado y en el peor momento. ¿Cuándo llegará el día en que deje de aparecer en tu particular minuto 16, Dom?

Recuerdo que nuestro caminar discurría por una senda de rosas blancas y rojas. Rodrigo Ríos lo había vuelto a lograr en el mes de mayo. Como en las dos temporadas precedentes, su calidad había vuelto a obtener logros importantes… ‘importantísimos’. Si su destreza había traído dos títulos a las vitrinas más envidiadas del fútbol andaluz, en el último suspiro de la pasada Liga llevó a su Club a las puertas de una ‘gloria’ que parecía esfumarse.

Cuatro días después, Diego y Jesús seguían haciendo germinar ‘Copas de Plata’ en el corazón de Nervión. Los mass media madrileños hincaban de nuevo la rodilla al paso de Este gran Campeón del siglo XXI.

Casi dos meses después, el propio Jesús regresada a Sevilla desde Sudáfrica con el Título de Campeón del Mundo bajo el brazo. Sus determinantes minutos ante los ‘tulipanes’, fueron ensuciados de nuevo desde el Centro de la Península. El gol de Iniesta jamás habría subido al marcador de no ser por la impresionante subida de balón del palaciego, dejando atrás a varios jugadores ‘naranjas’ incapaces de frenarle. Ni una sola repetición televisiva nos mostró el precioso inicio de tan histórica jugada. No importa, nosotros no lo olvidaremos.

Julio llegó con ilusión, aunque de forma sosegada y tranquila, con excesiva calma mediática. Los mundialistas fueron arribando escalonadamente, aunque sería el último de ellos, el sevillano, el único que se colgaría el cartel de indiscutible en la puesta de largo de agosto.

Cuatro eran las batallas que requerían de la mejor de las disposiciones. Dos para ganar un nuevo título y dos para seguir en la cúspide de Europa, deportiva y económicamente.

La primera de ellas se ganó con tres destellos de calidad en cuarenta y cinco minutos para reivindicarse. Una auténtica inyección de ilusión para afrontar las tres acometidas restantes, a cuál más importante y decisiva.

Pero llegó la segunda quincena de Agosto…

 

…han pasado veintiuna noches desde aquel victorioso día 14 y aún hoy me pregunto si todo ha sido un sueño, una alucinación, una pesadilla de pésimo gusto. No recuerdo haber tenido jamás un tótem que me permita saber si estoy dormido o despierto, pero estoy convencido que de haberlo perdido aquel sábado de agosto en Nervión, sé a buen seguro quién debió quedárselo para siempre. Tú Sebastien. Tú que me llenabas de satisfacción cada vez que recordaba el desprecio de aquel checo mercenario escasas semanas antes de tu llegada, sin darme cuenta entonces, una vez más, de que no sois pocos los que  carecéis de dignidad profesional a pesar de vuestro firmado compromiso.

Ahora lo tengo claro toulonnais, tú eras el tótem que no encontraba, el que no existe porque decidiste dejar de constar cuando más importante eras para nosotros. Comprenderás que ‘deportivamente’ te desee la peor de las suertes y que te considere tan traidor como el mismísimo Juande Iscariote Ramos, que se fue por dinero cuando más importante era la unión de todos.

Es curiosa esta profesión vuestra, en la que podéis burlaros de los que os pagan en base a un contrato firmado de mutuo acuerdo y a pesar de ello, conseguís escalar a niveles económicos superiores. Qué lástima que la FIFA no ‘pierda’ su tiempo en sancionar este tipo de affaires de dudosa legitimidad.

Ojala el tiempo ponga a cada uno en su sitio y seamos dignos de alinearnos junto a la suerte en idéntico punto de partida al del pasado 14 de agosto. Y si es con brevedad, mejor.

Que todos seamos conscientes de la importancia de nuestro papel en ello.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: