Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7 de agosto de 2010

Ya le estoy temiendo al primer partido que nos televise la Sexta. Os lo reconozco, Antonio Esteva me cae bastante ‘gordo’. No digiero bien a las personas que se quieren hacer los protagonistas a toda costa, confundiendo en este caso la simpatía en la técnica inculcada, con la ridiculez y ordinariez dialéctica. Por mucho que quieran, Héctor del Mar solo hay uno y si no es con naturalidad propia e innata, no deberían tratar de imitarle.

Por ponerles un ejemplo, el nazareno ‘Manu’ Sánchez es un ‘tío’ realmente MUY gracioso, un grandísimo humorista. Irse con él de copas tiene que ser divertidísimo, por muy verdolaga que sea. Este tipo de personas nacen así, llevan el arte en las venas. En sus primeras apariciones televisivas, ‘Manu’ desarrolló algunos monólogos copiados a otros compañeros, pero en su naturaleza está la capacidad de convertir en pura carcajada, lo que en otros habría sido lanzamiento de melones y sandías (de los Palacios) directas a la cabeza.

Debe ser norma del periodismo que nos asola, el llamar la atención para ser famoso, aquello de: “que hablen de ti aunque sea malamente”. Seguro que no habrán olvidado, por mucho que lo hayan intentado, aquello de la “tarántula Alvés” o la “Pantera Rosa Kanouté”. Recuerdo que en su día pensé “¿con quién habrá empatado este ‘tío’ para permitirse estos lujos televisivos?” Después claro, te metes en esa enciclopedia llamada Google y te informas de que el tipo salió de ‘Real Madrid TV’ y entonces es cuando exclamas: “¡¡Acabáramos!!”. Eso tiene que ser en el periodismo patrio, directamente proporcional a ministro en política.

En la televisión que lamentabilísimamente padecemos los españoles, se ve que la estupidez en las formas gusta y mucho. En los últimos días vengo pensando que uno de los grandes inventos del siglo XX fue el mando a distancia, aunque ya el ‘amigo’ Nikola Tesla lo había ingeniado en 1893. Poder hacer desaparecer el careto de gente como la Esteban o el Jorge Javier ese con solo pulsar un botón, no tiene precio. O mismamente, enmudecer a Antonio Esteva con apretar otro, es algo impagable. ¡¡Por favor, que proliferen de una vez por todas, las emisiones radiofónicas con retardo de voz, esto es insufrible!!

Mi padre, cuando más inquieto está por el juego del Sevilla es de los que suele decir: “¡No le quites la voz!”, a lo que yo le espeto: “¿Y quién te radia a ti los partidos en Tribuna de Preferencia en el Ramón Sánchez-Pizjuán, el del puro?”. Mi táctica es clara, visualizar el televisor sin voz y si marcamos, escuchar a toda voz el último eco del gol cantado en Sevilla FC Radio. Ya quisiera yo poder escuchar nuestra Radio mientras veo el partido ‘en tiempo real’, pero lo reconozco no puedo, no soporto saber varios segundos antes lo que voy a ver después.

El fuerte de Antonio Esteva sin embargo no radica en la elaboración de motes imposibles, en eso ya le sacaba ventaja de lejos el tristemente fallecido Andrés Montes, otro que había que echarle de comer a parte. Esteva es todo un doctorado por la ‘Universidad merengue de Valdebebas’, en la especialidad de cambiar los acentos de lugar. Los sevillistas jamás podremos olvidar su lamentable “Keitáá o el ya clásico “Zokorá, que retumban como sonoras bofetadas en el oído del sevillista. En las últimas temporadas nos hemos avergonzado con esta hornada de supuestos periodistas que han hecho propias y al parecer con bastante orgullo, pronunciaciones como las de Escüilachi”, “Cápel” o la madre de todos los disparates, la cometida por el locutor de ‘pay per view’ del pasado Xerez-Sevilla de Liga (31.10.09), cuando denominó al equipo local como “El Cheré. Y no, amigos del insulto fácil al españolito del Sur, ninguno de estos mentecatos era andaluz.

Por cierto, se acuerdan cuando un mal día el bigotudo Quique Guasch le dio por denominar como Johan “Croayff” al conocido holandés. Hace un montón de años de aquello y aún lo recuerdo como si fuera ayer. Fue realmente ‘doloroso’ auditivamente hablando. Como afirmarnos a nosotros mismos, “qué catetos hemos sido todo este tiempo atrás”. La cuestión sería: “¿Por qué eres tú sólo el que lo llamas así?”.

Mucho me temo, que en el primer partido que nos retransmita el dúo ‘humorístico’ Esteva-Narváez, nos llevemos a los oídos la desagradable estridencia de escuchar a estos graciosetes llamar a Tiberio ‘Guarenté, a Luca Zigariní (en italiano se pronuncia Chigarini) y a Mouhamadou Dabo, cualquier cosa menos lo que han leído.

Y ojo, no he hablado nada de la parcialidad de este hombre cuando de cubrir un partido del Madrid se trata. Pero claro, sabido lo expuesto, les rogaría un poquito de empatía en la pregunta que les expongo: ¿Se imaginan a Jesús Alvarado trabajando para la Sexta retransmitiendo un partido del Sevilla? Van comprendiendo, ¿verdad?

En este País, los que ganan dinero con el fútbol, por lo general, son aficionados al fútbol. Cada uno de su padre y de su madre y en un altísimo porcentaje, todos pisaron por primera vez un campo de fútbol con su bufandita al cuello, banderita en una mano y la de su progenitor en la otra. Desde los periodistas de los que hablamos, a los mismísimos árbitros que son los encargados de bajar las ilusiones a las aficiones allende Madrid y Barcelona.

Lo malo es que los que mandan o nos cuentan, suelen ser casi siempre del mismo e insufrible equipo. Y ahí es cuando hay que perfeccionar y ampliar las funciones del ‘mando a distancia’.

Read Full Post »

No sería mala idea utilizar este momento para dejar la Primera División con un número de equipos más acorde a las exigencias europeas de los ‘grandes’ de España.

No sé como estará el asunto del Hércules y sus supuestos apaños o si es posible una decisión drástica en ese sentido, pero desde luego una competición con menos equipos y menos cargada de partidos iría bien encaminada y sería más del agrado de la UEFA.

La vuelta progresiva a la Liga de 18 equipos, más un avance serio en las intenciones de Del Nido junto a otros equipos de Primera hacia un reparto de dividendos más equitativo, podría situar a la Liga española en el lugar que se merece. Daría un gran salto de calidad y de competitividad, el fútbol y los aficionados saldrían beneficiados sin duda.

A veces hay que coger al toro por lo cuernos, además el tren del equilibrio presupuestario no se debe dejar pasar.

No hay mal que por bien no venga.

Ojala el reciente nombramiento de nuestro Director General José María Cruz a Vicepresidente de la LFP, tenga sus efectos y comience su labor con la toma de decisiones coherentes que nuestro fútbol viene demandando.

¿Alguien cree que un “cluz” a punto (sino lo está ya) de ser intervenido judicialmente debe ser beneficiado con una decisión como esta?

Saludos.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: